PIONEROS (7) – JOSE SOTO (LI.CO.RI.A.P.) por Juan Perez

JOSE MARIA SOTO PACHECO

Las noticias sobre ajedrez raramente aparecían en los diarios. A fines de 1935 algo fuera de lo común llamó la atención de los periodistas deportivos: el legendario Alexander Alekhine había resignado impensadamente la corona de Campeón Mundial a manos de su retador, el ascendente Max Euwe.
Un diagrama con la posición en que había concluído la última partida ilustraba la nota que daba cuenta sobre el desenlace del match, llamó la atención del joven José Soto. Su hermano será quien le brinde las primeras herramientas para que pudiera comprender bajo que leyes se movían los trebejos. A diferencia de aquél, José se aboca devotamente a estudiar en profundidad todas las fases del juego. Se nutre de literatura especializada y comienza a competir en los torneos de un club de la vecindad.

SOBRESALIENTE

En forma simultánea inicia la carrera universitaria y a competir en la 4° categoría de la Asociación Costarricense de Ajedrez.
Coincidentemente, en 1946 alcanza la primera categoría y egresa del Instituto educativo con el título de Ingeniero Civil. Poco después ingresa a trabajar en el Ministerio de Obras Públicas, convirtiéndose en un profesional estudioso, reconocido por la ejecución de obras de gran importancia en su tiempo como el diseño estructural del Banco Central, el Hotel Balmoral y la pista del Aeropuerto Internacional “Juan Santamaría”.
Su dedicación al trabajo le restó posibilidades en las competencias ajedrecísticas, donde tuvo resultados muy módicos a lo largo de la primera mitad de la década del “50.
El conflicto bélico entre Costa Rica y Nicaragua lo lleva a Soto a viajar a los Estados Unidos, de donde regresa a comienzos de 1960 y funda una compañía de control de automatización, la primera en Centroamérica. También vuelve a las competencias ajedrecísticas, donde muestra una notable evolución en su juego, sobre todo cuando llegaba a los finales de partida: era imbatible en los finales de peones.
En 1961 se consagra campeón costarriqueño (8 puntos sobre 10) y subcampeón en el siguiente.

DEBUT

Sopena Argentina, editora de la revista Ajedrez, convoca en 1962 a los aficionados del Continente a participar en el Torneo Panamericano por correspondencia. A la cita concurren 280 interesados de trece nacionalidades, entre ellos los costarricenses Luis Robles (reemplazando a su compatriota Pablo Amighetti) quien al igual que éste pronto desertó y José Soto, que cumplió un gran papel y estuvo cerca de alcanzar la final, en su debut en la especialidad.
Cuando en 1963 Ivo Salas cosntituye la Unión del Ajedrez Postal Americano (U.D.A.P.A) se aboca a nombrar representantes de la misma en distintas naciones. Para Costa Rica, el ofrecimiento le llega a Soto, quien lo acepta. Pero no lo será por mucho tiempo pues al año siguiente motivos laborales lo obligan a afincarse temporariamente en Alabama (Estados Unidos), finalizando cuarto en el único torneo en que participó (TI-1/63) y rechazando la invitación a jugar el Campeonato Americano (a posteriori reconocido como el primer Zonal Latinoamericano por C.A.D.A.P.).

INTERPRETE

A su regreso, un joven quinceañero – Jorge Rovira Más (Cuba, 1950) – toma contacto con él y le plantea cuales son sus sueños para el desarrollo del ajedrez en el país. Le habla de normalizar las relaciones con la FIDE y los demás organismos internacionales para competir en eventos que posibiliten elevar el nivel de juego local, obteniendo títulos y popularizando su práctica. Soto abraza la idea y sabe que con su prestigio puede llevarlo a cabo sin cuestionamientos. Entonces se postula a la Presidencia de la Asociación Costarricense de Ajedrez (ACA), desde donde ejecuta las políticas tendientes a concretarlas: así desde 1966 participa en los Juegos de Centroamérica y el Caribe de ajedrez por equipos, llegando a organizar los de 1969.
Una fiebre mundial por el juego ciencia se desata entre 1970 y 1972, por el ascenso y coronación de Bobby Fischer. Costa Rica no escapa a este fenómeno, alcanzando como resultado participaciones masivas en certamenes de todas la categorías, siendo menester organizar grupos eliminatorios o recurrir al sistema suizo.

FUNDADOR

Luego de ganar el campeonato de 1967, Fernando Montero (1941) pasa a residir por algunos años en Nicaragua por motivos de trabajo. Para mantenerse activo, había iniciado con la guía de Soto, su afición por el ajedrez postal, con señalado éxito.
Cuando C.A.D.A.P. promueve su primer Congreso(1972), sus autoridades cursan invitaciones a referentes de distintas naciones donde no hay ligas organizadas. Soto y Montero son algunos de los destinatarios de ellas, que se muestran complacidos.
Soto, entonces asume un papel protagónico y convoca además a Rovira y Jairo Escobar (editor del “Boletín Costarricense de Ajedrez”, que daba a conocer la actividad nacional e internacional y donde Soto tenía a su cargo una sección de finales y problemas) para fundar la Liga de Costa Rica de Ajedrez Postal (LI.CO.RI.A.P.) el 15 de octubre de 1972, cuya comisión directiva la encabeza José María Soto y lo acompañan Jorge Rovira Más (Vicepresidente y Director de Torneos), Fernando Montero González (Secretario) y Jairo Escobar Gaviria (Tesorero), promoviendo como primera actividad el Campeonato “Copa Costa Rica” por correspondencia, a cuyas preliminares respondieron una treintena de aficionados.
La Confederación Americana la admite como su nuevo miembro el 1° de enero de 1973 y se la impele a intervenir en su II° Panamericano por equipos (1973/5), escogiendo a Rovira, Montero, Soto, Miguel Coto, Hernán Sobrado y Franklin Araya, para afrontarlo. Terminaron quintos, tras los experimentados elencos de Argentina, Canadá, Estados Unidos y Brasil. Soto, además alcanzó media norma de MIP, requisito que no lograron Rovira y Coto, por apenas medio punto.

SEÑORIO

A finales de 1976 se conocía el ganador de la “Copa Costa Rica”, mérito de Mario Fernández (+3, =2. -0). Tambien que Soto, cumplido el período de su mandato al frente de la Liga (y la Federación Costarricense), abandonaba las tareas dirigenciales para dedicarse a su empresa. Con Rovira estudiando en México y Montero trabajando en Nicaragua, no aparecía nadie dispuesto a sucederlo. Se abriría un largo período de inactividad en LI.CO.RI.A.P.
José María Soto Pacheco, un preclaro guía que con presteza supo potenciar al ajedrez en el país -tanto en la modalidad epistolar como frente a frente- falleció a comienzos de 1988, dejando un vacío insustituible.

RELEVO

Uno de los partícipes de aquella prueba inaugural fue Mario Valverde López, que superó la etapa clasificatoria y en la decisiva terminó en la mitad de la tabla. Esto lo animó a dedicarse a competir en los torneos de C.A.D.A.P. Paralelamente, cumple funciones de docente ajedrecístico y está ligado a la organización de certamenes tanto de clubes como de la Federación nacional, entidad en que ejercerá la Presidencia en los ochenta.
Con estos antecedentes no resulta extraño que los coordinadores del Congreso de C.A.D.A.P. en Niteroi (Brasil, 1986) piensen invitar a Valverde, a sabiendas que LI.CO.Ri:A.P. está inerte.
A fin de salvar esta situación, Valverde acuerda con varios aficionados conformar una nueva Junta Directiva y reavivar la entidad: Marco Antonio Ramírez ocupa la Presidencia, Marco Zumbado (Vicepresidencia), Johnny Alvarado (Secretaría), Javier Gutiérrez (Tesorería), Roberto Alvarado (Vocalía) y Mario Valverde (Fiscalía). Pese a las buenas intenciones, no logran su objetivo.

CONTINUIDAD

En 1990, Valverde asumirá la titularidad de la Liga, flanqueado por Marco Ramírez (vice) y Roberto Alvarado (secretario). De inmediato se aboca a organizar el II° Campeonato “Copa Costa Rica”, logrando reunir una veintena de interesados. A fines de ese año LI.CO.RI.A.P. participa por primera vez -y por poder- en un Congreso de C.A.D.A.P. (Buenos Aires, 1990), donde Valverde es designado como uno de sus Vicepresidentes (1991/5).
Marco Ramírez termina por ganar la final que lo proclama como el segundo monarca de la Liga (1994). Tomando como referencia este evento, se constituye el equipo nacional que intervendrá en el VI.Panamericano (1994/9) que al igual que en el siguiente (2000/3), concluirá en el penúltimo puesto
En 1996, I.C.C.F. desafilia a LI.CO.RI.A.P. por no cumplir con sus obligaciones arancelarias en la década en que estuvo adherida.
Con ligeras modificaciones, 1998 se reestructura la composición del plantel de autoridades. Seguirá Valverde a su frente, pero ahora secundado por Luis Otarola (Secretario) y Fernando Villegas (Tesorero). Pese a esfuerzos, no pueden reunir un número suficiente de jugadores por lo que cancelan un proyectado tercer torneo nacional.
Hasta el momento de su fallecimiento, ocurrido el 18 de diciembre de 2014 luego de una prolongada internación, Valverde fue el referente de su país para C.A.D.A.P.. Dedicado devotamente a la enseñanza del juego ciencia, pregonaba sin desmayo la modalidad a distancia, la que él practicaba intensamente. Había nacido el 3 de marzo de 1946.

 

Juan Carlos Pérez Rodríguez

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.