CADAP – 50 AÑOS (Nota 10) por Juan Pérez

XXVIII.  INDEPENDENCIA

 
       Emir Orive tipea y diagrama el Boletín LADAC-CADAP, cuyo número inaugural, el 25 (seguía el correlato de la otrora U.D.A.P.A.) abarca el período abril/mayo 1967.  El responsable de cada área le remitía un informe independiente, sin un control orgánico.  Esto provocó un incidente no menor cuando el Secretario Augusto Cavalli anunciara -y apareciera en la portada del N° 34 , noviembre/diciembre 1968- que  “C.A.D.A.P.  realiza con el auspicio y autorización de I.C.C.F.  (…)  la organización de torneos …”, lo cual no era cierto.  Recién dos números después se aclara la inexactitud.

 

       Con el fin de evitar que se repitiera otro desliz semejante, los directivos de la Confederación entienden que deben centralizar las noticias en una sola persona de su organización, aceptando la sugerencia de Juan Morgado que se ofrece a editar el Boletín Oficial de C.A.D.A.P., dejando la Tesorería y asumiendo la Dirección de Publicaciones, conservando la de Torneos.
       El primero de los ejemplares comprende los meses de mayo/junio de 1969.  Aparecerán dos más en el siguiente semestre, todos esmeradamente mimeografiados.
       Este formato se abandonará al comienzo del año siguiente cuando Raúl Castelli lanza junto a Morgado, Ajedrez Postal Americano, una modesta pero ambiciosa revista de 20 páginas, mimeografiada, de aparición bimestral con variada y amena información, estudios teóricos y buena selección de partidas.  En la portada de la misma se luce el isologo de C.A.D.A.P., una armoniosa creación de Pablo Buj.
        Durante once años la revista aparecería regularmente mes por medio.  Razones económicas obligan luego a espaciarla: cinco números se confeccionan en 1981, cuatro en 1982 y 1983, para terminar con tres en 1984.  A fin de evitar su desaparición se apela a una novedosa alternativa propuesta por Morgado: incluirla a partir de 1985 en su revista Ajedrez de Estilo, en doce números al año, bajo el formato de un suplemento de ocho páginas, conservando Pablo Buj la dirección del mismo.
 
                   XXIX.  INEVITABLE
 
        Juan Carlos Pregal, que era el Director de la preliminares del X. Zonal Latinoamericano, nota que el sistema de distribución de Ajedrez Postal Americano (dentro de Ajedrez de Estilo) tenía una ventaja (aparecía regularmente) y un inconveniente (llegaba sólo a suscriptores), ocasionándole por esto último una insalvable desconexión con muchos participantes.  Para evitarlo, en octubre de 1986 imprime un humilde folletín fotocopiado de doce páginas dirigido a los mismos, conteniendo resultados, partidas y notas varias.  Al año siguiente confeccionaría tres más.
         A fin de 1987, Morgado resuelve no renovar el convenio con C.A.D.A.P. a raíz de una reestructuración  en Ajedrez de Estilo.  Ante esta contingencia, Antonio Lascurain (Director General de Torneos) le ofrece a Pregal que su folletín se transforme  -con el resto de la información de la actividad de la Confederación- en la nueva Ajedrez Postal Americano, que bajo el doble 127/128 saldrá a la luz en abril de 1988, empresa que continuará solitariamente hasta que en 1990 se incorpora Fabián Donato primero y Alejandro Rebagliati después, que le dan un notable salto de calidad en todo sentido.
         Tras el fallecimiento de Lascurain  en noviembre de 1993, se produce una reorganización general en C.A.D.A.P., asumiendo Carlos Cranbourne en 1994 como nuevo Director de Publicaciones, con Héctor Zabala como edecán, que elevarán a  A.P.A. a un nivel de excelencia envidiable.
          A lo largo de 33 años y 165 números, Ajedrez Postal Americano cumplió con el rito de llevar a distintos puntos del Continente el acontecer del juego ciencia en la variante epistolar.  Muchas veces con esfuerzos individuales, en otras ocasiones trabajando en equipo.  Con presupuestos magros, pero con entusiasmo abundante.  Con crisis terminales y salvatajes providenciales.  Desde imprimirla con un desvencijado mimeógrafo en el fondo de una casa hasta verla salir de un moderno taller gráfico.  En fin, se trabajó el día a día con las herramientas y condiciones con que se contaba.
          Y un día este vehículo se detuvo.  La masividad e inmediatez de una página web lo volvió obsoleto.  Así como las jugadas ya no viajaban más por carta, las noticias tampoco podían esperar meses en llegar.
 
                                                                                                                                  (continuará …)      

Una respuesta a «CADAP – 50 AÑOS (Nota 10) por Juan Pérez»

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.